Home Maternidades Centradas en la Familia Acciones

Residencia Hospitalaria para la estadía de Madres de Prematuros y RN Patológicos internados en Cuidados Especiales, incluyendo Sector para Extracción de Leche

Los padres de los RN Patológicos asistidos en hospitales, en especial los prematuros, pertenecen en su gran mayoría a grupos muy vulnerables, de alto riesgo social sanitario. Muchas de las madres son adolescentes y/o solteras, los embarazos han sido no deseados, el nivel socio – económico y cultural suele ser muy bajo y los antecedentes de hijos anteriores fallecidos de causas prevenibles, frecuentes.
La mayoría no ha realizado controles prenatales y viven lejos del hospital, sin recursos materiales para viajar. El nivel de alarma y las conductas sanitarias son muy pobres y su capacidad para exigir y protestar mínima.

Si a este breve pero dramático enunciado agregamos los sentimientos de frustración y culpa por no haber completado el embarazo, la decepción y el temor que el actual prematuro, tan distinto del hijo imaginado, les produce la sensación de duelo anticipado ante la posibilidad de muerte y las dificultades de obtener consuelo o apoyo de un grupo familiar imperfecto o inexistente, es lógico anticipar conductas patológicas tales como rechazo, abandono, deprivación materna y maltrato.

El nacimiento de un prematuro siempre asusta. No se ajusta a las expectativas previas ni produce el anhelo de un hijo soñado, no es el "bebé para mostrar". Tampoco encuentran en él los "parecidos" necesarios para sentirse identificados y poder rápidamente apegarse y vincularse.

La confusión inicial es grande. El prematuro puede vivir pero también morir. Las expectativas son a corto plazo.

Comprendida esta tan peculiar y compleja situación de los padres de prematuros, las unidades de internación deben intentar dar sentido y realidad a las cosas. Deben "activar" a los padres y conectarlos al "circuito" asistencial. Tiempos de alejamiento son tiempos de desconexión. La promoción de la lactancia materna y la extracción de calostro son ejemplos de acciones maternas en el cuidado de sus hijos. Los padres finalmente lograrán aceptar, conocer y querer a su hijo real. El vínculo establecido, si sólido y sano, es preventivo y curativo de la mayoría de las conductas patológicas mencionadas.

Los Servicios de Neonatología, para promover y facilitar una participación activa de los padres en el cuidado de sus hijos prematuros y/o enfermos deben ofrecer una propuesta racional para la solución integral grupal y comunitaria de las Madres de Recién Nacidos (RN) Patológicos cuyas internaciones seguramente, serán prolongadas.

Las Madres de Prematuros enfrentan una difícil y conflictiva situación de vida y sus posibilidades de diálogo con sus familiares y amigos son escasas. Es poco probable que encuentre apoyo, comprensión, consuelo y consejos positivos en quienes desconocen el problema de la prematurez, sus verdaderas implicancias y las reales posibilidades actuales de sobrevida sin secuelas.

Los familiares, casi siempre, agravan el sentimiento de duelo anticipado ("Mejor que se muera!"; "Quedan todos mal!"), las sensaciones de negación, evasión y proyección, o fomentan un optimismo irracional que no se ajusta a la realidad.

Las unidades de internación deben mejorar los sistemas de comunicación e información a los padres. La posibilidad de crear una comunidad de madres (y padres) de prematuros con un problema en común (sus hijos prematuros), en un lugar común (el hospital) es ideal para conseguir el apoyo y la comprensión que estas personas necesitan para sí y entre sí.

El diálogo se ajusta a la realidad. Las preguntas y sus adecuadas respuestas tienen un efecto esclarecedor y motivador que se multiplica. La participación activa se facilita y las expresiones retransmitidas en la comunidad la promueven en su constante desarrollo. Finalmente, se fortalece el vínculo con la institución, hecho fundamental para un positivo seguimiento en salud por consultorios externos.

Propósitos de una residencia hospitalaria (RH)

La RH posibilita la permanencia continuada de las madres de RN prematuros y/o enfermos junto a sus hijos internados en los Servicios de Neonatología.

La RH al ofrecer vivienda (cama, baños y alimentación) a este grupo de personas ya definidas como vulnerables, y al integrarlas como comunidad con un problema en común, modifica las condiciones más negativas señaladas, principalmente las interferencias hospitalarias.

Las madres en la RH viven en inmediata proximidad con sus hijos y si bien pueden viajar a sus hogares a cuidar de los hermanos, si los tuvieran, no necesitan hacerlo diaria- mente o aún varias veces por día con los costos que representa y el tiempo y desgaste físico que insume.

Las madres al superar el temor a los procedimientos, monitoreos y equipamiento propios de los cuidados intensivos neonatales y al elaborar mas eficientemente la sensación de duelo anticipatorio, se convierten rápidamente en auxiliares de enfermería.

En los Sectores de Crecimiento de Prematuros, las madres con entrenamiento previo y bajo la supervisión de enfermería pueden desempeñar funciones tales como control de temperatura, higiene y cambio de panales, alimentación por gavage con jeringa por sonda nasogástrica, contacto piel a piel, etc., logrando una estimulación individualizada.

En la RH se pueden Ilevar a cabo acciones de educación para la salud, de evaluación de riesgo social – sanitario y de integración familiar tales como la visita de hermanos y la visita de abuelos.

La RH al ofrecer también un área de recepción – estar de padres también posibilita la integración de ellos con el Centro Perinatológico y con su personal.

Las madres en la RH realizan tareas ocupacionales, forman clubes de apoyo mutuo y reciben la visita de exprematuros en seguimiento por consultorios externos, acompañados por sus padres también "ex" ocupantes de la RH.

Estos hechos fortalecen la autoestima interna y ofrecen perspectivas de futuro "cierto", difícil de aceptar en el contexto de la Terapia Intensiva contemporánea en que viven momentáneamente.

La RH es una trascendente acción asistencial, de bajo costo y beneficios tales como relactación, perseverancia en la alimentación a pecho, reducción en los porcentajes de deserción en los consultorios externos de seguimientos especiales y de reingreso por enfermedades prevenibles.

También la RH actúa como variable preventiva de patologías asociadas con la prematurez como maltrato, abandono y deprivación materna.

Organización

La Residencia Hospitalaria para Madres de Recién Nacidos Prematuros y/o Patológicos debe planificarse dentro del Centro Perinatológico y próximo al Servicio de Neonatología y a la Sección de Lactancia Materna.
Basados en la concepción de vivienda – hogar sustituto para una comunidad de personas vulnerables, la planta física debe ser funcional, asegurar confort y tener una apariencia hogareña y acogedora. En su diseño arquitectónico se deben incluir:

Habitaciones para cuatro personas, con baño y placards, mesitas de luz individuales. El número de camas debe ser suficiente para alojar tantas madres como RN se asisten en el Servicio de Neonatología.

Salón comedor – aula para ofrecer las comidas y desarrollar las actividades de Educación para la Salud, incluyendo tareas grupales y de apoyo al Servicio.

Lavadero y tendido de ropa con comodidades para la instalación de equipos para tal fin. Si no existen baños en el Sector de Dormitorios, éstos pueden agruparse (lavamanos, duchas, baños propiamente dichos) en esta misma área, en cantidad suficiente según número de camas. Debe ofrecerse agua caliente (central o con calefones).

El Sector de Recepción debe ubicarse fuera del Sector de Dormitorios – Baños para no comprometer la privacidad de la RH pero debe posibilitar la visita de padres, hermanos, abuelos y familiares en general. Este Sector de Recepción también debe incluir baños para hombres, mujeres y niños.

Extracción de Leche Humana: Anexo a la RH e inmediato al laboratorio de Fórmulas Lácteas, debe programarse este Sector, imprescindible para mantener la Lactancia Materna y para administrar Leche Humana de sus madres a los RN prematuros. El Sector necesita una pequeña sala de espera, un cambiador, lavatorios y el área de extracción con posibilidad de hacer funcionar dos o más equipos de extracción de vacío negativo, intermitente y regulable.

Sistemas de calefacción para invierno y refrigeración (ventiladores de techo) para verano. En el diseño de la planta física debe prestarse especial atención en la decoración, de manera de cumplir el objetivo de una ambientación hogareña.

Las RH no deben ser lujosas, pero sí dignas y acogedoras y no deben reproducir el modelo hospitalario clásico y atemorizante.

La organización y dirección de un grupo de madres numeroso, viviendo una situación tan difícil y compleja como es la de tener sus hijos enfermos, muchos de ellos con riesgo de morir, no es tarea fácil. Además la continua renovación de madres por el ingreso y/o alta de sus hijos condiciona un intenso desgaste ante la continuidad ininterrumpida de la tarea de control, supervisión y apoyo.

También es frecuente el ingreso de madres conflictivas o en situaciones de crisis, tales como portadoras del virus de inmunodeficiencia humana, marginadas sociales, madres solas, etc.

Por todas estas razones es recomendable delegar la responsabilidad de la conducción de la RH al Servicio de Voluntarias. Estos grupos de mujeres de mejor nivel económico social y cultural, caracterizados por su vocación de ayudar al prójimo más necesitado, con grandeza y sin egoísmo, ofrecen la mejor garantía de éxito en la gestión.

El Centro Perinatológico debe aportar el recurso humano profesional para cumplir los objetivos particulares de una Institución centrada en la Familia.

Es necesario contar con equipos multiprofesionales Perinatológicos: Psicólogos, Asistentes Sociales, Terapistas Ocupacionales, Enfermeras Profesionales y Médicos (incluyendo los responsables del Seguimiento de Prematuros).